miércoles, 11 de agosto de 2010

Recitar luego de cada oración las dos siguientes suplicas:

. Recitar luego de cada oración las dos siguientes suplicas:

اَللّـهُمَّ اَدْخِلْ عَلى اَهْلِ الْقُبُورِ السُّرُورَ اَللّـهُمَّ اَغْنِ كُلَّ فَقير، اَللّـهُمَّ اَشْبِعْ كُلَّ جائِع، اَللّـهُمَّ اكْسُ كُلَّ عُرْيان، اَللّـهُمَّ اقْضِ دَيْنَ كُلِّ مَدين، اَللّـهُمَّ فَرِّجْ عَنْ كُلِّ مَكْرُوب، اَللّـهُمَّ رُدَّ كُلَّ غَريب، اَللّـهُمَّ فُكَّ كُلَّ اَسير، اَللّـهُمَّ اَصْلِحْ كُلَّ فاسِد مِنْ اُمُورِ الْمُسْلِمينَ، اَللّـهُمَّ اشْفِ كُلَّ مَريض، اللّهُمَّ سُدَّ فَقْرَنا بِغِناكَ، اَللّـهُمَّ غَيِّر سُوءَ حالِنا بِحُسْنِ حالِكَ، اَللّـهُمَّ اقْضِ عَنَّا الدَّيْنَ وَاَغْنِنا مِنَ الْفَقْرِ، اِنَّكَ عَلى كُلِّ شَيء قَديرٌ.

al·lahumma adjil ‘ala ahlil qubûris surûr, al·lahumma agni kul·la faqîrin, al·lahumma ashbi‘ kul·la ÿâ’i‘in, al·lahumma aksu kul·la ‘uriânin, al·lahumma-qdi daina kul·li madinin, al·lahumma farriÿ ‘an kul·li makrûbin, al·lahumma rudda kul·la garîbin, al·lahumma fukka kul·la asîrin, al·lahumma aslih kul·la fâsidin min umûril muslimîn, al·lahumma-shfi kul·la marîdin, al·lahumma sudda faqranâ biginâka, al·lahumma gaiir sû’a hâlinâ bihusni hâlika, al·lahumma-qdi ‘anna-d-daina ua agnina mina-l-faqri, innaka ‘ala kul·li shai’in qadîr.

¡Oh Dios! ¡Otorga alegría a los habitantes de las tumbas! ¡Oh Dios! ¡Enriquece a todo pobre! ¡Oh Dios! ¡Sacia a todo hambriento! ¡Oh Dios! ¡Viste a todos los desnudos! ¡Oh Dios! ¡Salda la deuda de todo deudor! ¡Oh Dios! ¡Consuela a todos los entristecidos! ¡Oh Dios! ¡Retorna a todo extraviado (a su patria)! ¡Oh Dios! ¡Libera a todo prisionero! ¡Oh Dios! ¡Soluciona todos los problemas de los musulmanes! ¡Oh Dios! ¡Da curación a todos los enfermos! ¡Oh Dios! ¡Pon fin a nuestra pobreza en Tu opulencia! ¡Oh Dios! ¡Cambia nuestro mal estado en Tu buen estado! ¡Oh Dios! ¡Paga nuestras deudas y sálvanos de la pobreza! ¡Ciertamente Tú eres, sobre todas las cosas, Omnipotente!

* * *

يا عَلِيُّ يا عَظيمُ، يا غَفُورُ يا رَحيمُ، اَنْتَ الرَّبُّ الْعَظيمُ الَّذي لَيْسَ كَمِثْلِهِ شَيءٌ وَهُوَ السَّميعُ الْبَصيرُ، وَهذا شَهْرٌ عَظَّمْتَهُ وَكَرَّمْتَهْ، وَشَرَّفْتَهُ وَفَضَّلْتَهُ عَلَى الشُّهُورِ، وَهُوَ الشَّهْرُ الَّذي فَرَضْتَ صِيامَهُ عَلَيَّ، وَهُوَ شَهْرُ رَمَضانَ، الَّذي اَنْزَلْتَ فيهِ الْقُرْآنَ، هُدىً لِلنّاسِ وَبَيِّنات مِنَ الْهُدى وَالْفُرْقانَ، وَجَعَلْتَ فيهِ لَيْلَةَ الْقَدْرِ، وَجَعَلْتَها خَيْراً مِنْ اَلْفِ شَهْر، فَيا ذَا الْمَنِّ وَلا يُمَنُّ عَلَيْكَ، مُنَّ عَلَيَّ بِفَكاكِ رَقَبَتي مِنَ النّارِ فيمَنْ تَمُنُّ عَلَيْهِ، وَاَدْخِلْنِى الْجَنَّةَ بِرَحْمَتِكَ يا اَرْحَمَ الرّاحِمينَ.

iâ ‘alîiu iâ ‘adzîm, iâ gafûru iâ rahîm, anta rabbu-l ‘adzîm, al·ladhî laisa kamizlihi shai’, ua hua-s-samî‘ul basîr, ua hâdha shahrun ‘adzdzamtahu ua karramtahu ua sharraftahu ua faddaltahu ‘alash-shuhûr, ua huash-shahrul ladhî faradta siâmahu ‘alaii, ua hua shahru ramadâna-l-ladhî anzalta fîhi-l-qur’ân, hudan lin-nâsi ua baiinâtin mina-l-hudâ ua-l-furqân, ua ÿa‘alta fîhi lailata-l-qadr, ua ÿa‘altahâ jairan min alfi shahr, faiâ dhal manni ua la iumannu ‘alaika munna ‘alaiia bifakâki raqabatî mina-n-nâr, fîman tamunnu ‘alaihi ua adjilni-l-ÿannah, birahmatika iâ arhamar râhimîn.

¡Oh Altísimo! ¡Oh Ingente! ¡Oh Perdonador! ¡Oh Misericordiosísimo! ¡Tú eres el Señor Majestuoso, el que no tiene nada semejante! ¡Él es el Oyentísimo, Videntísimo! Este es un mes que engrandeciste, honraste, ennobleciste y preferiste a otros meses. Este es un mes que me preceptuaste ayunar. Este es el mes de Ramadán en el que revelaste el Corán, como Guía para la humanidad y las evidencias de la Guía y el discernimiento. Estableciste en él la Noche del Decreto y estableciste que esa noche sea mejor que mil meses. ¡Poseedor de los Dones, al que nadie puede dotar de nada! ¡Dóname mi liberación del Fuego, entre aquellos que liberas! ¡Introdúceme en el Paraíso, por Tu Misericordia, el más Misericordioso de los Misericordiosísimos!

Antes de desayunar:

Suplicar en el momento del Iftâr, con las súplicas específicas del Iftâr transmitidas, entre ellas, decir:

اَللّـهُمَّ لَكَ صُمْتُ، وَعَلى رِزْقِكَ اَفْطَرْتُ، وَعَلَيْكَ تَوَكَّلْتُ،

Al·lahumma laka sumtu ua ‘ala rizqika aftartu ua ‘alaika tauakkaltu

¡Dios mío! Por Ti he ayunado, y mediante Tu sustento he desayunado, y a Ti me encomiendo.

para que Al·lah le conceda la recompensa de todo aquel que haya ayunado ese día. Y que diga la súplica que fue transmitida por el Seîied y Al-Kaf’amî, en la cual hay mucha virtud, y que dice:

اَللّـهُمَّ رَبَّ النّورِ الْعَظيم

Al·lahumma rabban-nûr al-‘adzîm

¡Dios mío! ¡Majestuoso Señor de la Luz!

Y fue narrado que cuando Amîr Al-Mu’minîn ‘Alî (a.s.) se disponía a desayunar, decía:

بِسْمِ اللهِ اَللّـهُمَّ لَكَ صُمْنا وَعَلى رِزْقِكَ اَفْطَرْنا فَتَقَبَّلْ مِنّا اِنَّكَ اَنْتَ السَّميعُ الْعَليمُ

Bismil·lah Al·lahumma laka sumnâ ua ‘ala rizqika aftarna fataqabbal minna innaka anta-s samî‘-ul ‘alîm

En el Nombre de Dios. ¡Dios mío! Por Ti hemos ayunado, y mediante Tu sustento hemos desayunado, así pues, acepta (ello) de nosotros. Ciertamente que Tú eres el Oyente, el Sabio.

Es preferible que en el momento de tomar el primer bocado el ayunante diga:

بِسْمِ اللهِ الرَّحْمـنِ الرّحَيـمِ، يا واسِعَ الْمَغْفِرَةُ اِغْفِرْ لي،

bismil·lahi-r rahmâni-r rahîm, iâ wâsi‘â-l magfirah, Igfir lî,

En el Nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso. ¡Oh Vasto en el Perdón! ¡Perdóname!

para que Al·lah lo perdone. Y fue narrado que al final de cada día de los días del Mes de Ramadán, Dios libera a miles y miles de personas (del Fuego del Infierno). Pide pues a Dios Altísimo que te disponga entre ellos.